La llamada de lo salvaje

Después de diez y seis largas horas de bus, llegamos por fin en Loja, nuestra primera etapa en Ecuador. Hoy día es domingo, el peor día para llegar en una nueva ciudad de Suramérica… todo esta cerrado, y las calles están desérticas. Esperamos entonces el lunes para conocer la gastronomía local (empanadas de verde, tamales y bolones), y luego nos activamos para organizar nuestra próxima caminata en el parque nacional Podocarpus. Buenas noticias para nosotros, desde pasado enero todos los parques nacionales son gratis en el país; una decisión política poco anodina que demuestra la voluntad del gobierno de sensibilizar sus conciudadanos a la increíble biodiversidad ecuatoriana!

Así que salimos rápido para el parque famoso por su riqueza en orquídeas de todos colores. Aquí, estamos de vuelta en los Yungas, los bosques lluviosos de altura que esconden en sus cimas magníficos pájaros coloridos. Encima de cada árbol crecen una cantidad impresionante de flores y helechos de los cuales se deleitan orugas de aspecto inquietante. De hecho, esas futuras mariposas llevan colores brillosos y unos pelos tupidos que impresionan sus predadores que no se atreven más a comerlas. Una vez más aprovechamos esa flora y fauna increíble para tomar un montón de fotos. Sin embargo, pasear en los Yungas no solo provee ventajas… El día siguiente, nos vestimos con pantalones de lluvia y chaquetas goretex para ir a dar la vuelta de los miradores. Pero el barro nos para rápido en nuestra ascensión, y la vista esta totalmente tapada por una bruma cada vez mas espesa a medida que avanzamos. Damos la vuelta entonces y volvimos un poco frustrados a nuestra cabaña donde esperamos que pase la tarde para aprovechar el auto de los guardaparques que nos traen a Loja.

A unos kilómetros de Loja se encuentra un pueblito cuya reputación es muy buena. Beneficiando de un microclima muy agradable, numerosos norte-americanos vinieron acá a construir sus residencias secundarias. ¡De hecho, los locales llaman a Vilcabamba “Gringolandia”! El pueblo es bien lindo, con magnificas casas coloniales restauradas y una plaza central asombrada por imponentes arboles centenarios. Aquí vagamos un día, y dejamos pasar el tiempo tomándonos una cervecita en una terraza.

Victor et Mathou en sherpa
Prémices de la campagne équatorienne
Butterfly
Ochidées olivaceum
Suprême orangé
Orange mécanique
Finesse naturelle
Les dernières orchidées de la saison
Trogon personatus Trogon masqué Trogon personatus
Vilcabamba
Un ptit jaune
On a fait un voeux, et ça a marché !
Si vous connaissez son nom, dites-le nous !
Explosion

  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • Print
This entry was posted in Noticias and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>