Rumbo a Quito

Desde los Galápagos, un vuelo nos lleva de vuelta en Guayaquil, desde donde tomamos de inmediato un autobús para Quito, la capital ecuatoriana. El trayecto es particularmente agotador, y llegamos antes del amanecer en la terminal de bus, donde decidimos esperar que se levante el sol antes de tomar un trolley hacia el centro-ciudad. Víctor ya conoce unos buenos hospedajes ya que estuvo por acá antes de juntarse con nosotras en Mancora, hace un mes.

El clima es radicalmente diferente del de las islas; acá, no hace tanto calor, y está lloviendo varias veces al día. Podríamos imaginarnos en Bretagne, pero con el mar menos, y unos 2850m de altura más. Quedamos en pleno barrio turístico, y a unas pocas estaciones de bus del centro histórico. Allá, no se cuenta el número de plazas rodeadas por antiguos edificios coloniales que le dan un toque fuerte a Quito. De hecho, en ese decorado se dan la mayoría de las procesiones religiosas que marcan la Semana Santa de los Católicos. Gran parte de la población siendo creyente y practicante, las calles están abarrotadas, especialmente el Viernes Santo cuando desfilan cohortes de cucuruchos. Esos hombres encapuchados y vestidos de una toga purpura esperan expiar sus pegados infligiéndose flagelaciones y otras torturas físicas, todo eso recorriendo la vía crucis… Descalzos y lastrados por cadenas, una inmensa cruz de madera (o aun a veces de cacto) sobre la espalda y la cabeza rodeada con alambrada de espino, es para nosotras un espectáculo absolutamente afligente y inquietante sobre las carices extremas que puede tomar la religión!

En esa ciudad, nuestros pasos nos llevan también hacia la Capilla del Hombre, una capilla que por lo tanto no tiene nada que ver con la religión. Ese lugar fue imaginado y construido por el muy famoso pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamin, quien deseaba juntar acá todas sus obras dedicadas a las luchas del pueblo Latino-Americano, desde la época pre-colombina hasta la del Hombre Moderno. Así que es un museo que reconstituye a través de las pinturas el sufrimiento y la violencia que marcaron la historia de ese continente. Las pinturas son muy expresivas y vehiculan un mensaje fuerte; salimos de acá tocadas por ese pintor que la Unesco hizo resaltar muchas veces.

Pero más que nada nuestro viaje en Quito esta orquestado por dos cosas. Primero, por la despedida de Víctor, quien se va de vuelta a Francia para mejor salir de nuevo de viaje para otro continente; luego por la espera desesperada de contestas a las numerosas peticiones que mandamos para ser compañeras de equipo en un velero que podría llevarnos de vuelta a Francia.

Afortunadamente, Gilbert llega como nuestro salvador y para esa espera insostenible. Nos propone embarcarnos en Jamaica para traernos hasta Francia. Ultimo intercambio de correo electrónico antes de tomar nuestros billetes de avión, para chequear todo y estar bien seguras de lo que estamos haciendo. Pero de repente… llega el drama… no nos habíamos bien entendidos. Si pues, Gilbert en realidad buscaba compañero(a)s para un viaje de tres meses y no solo para la transatlántica de vuelta… Así que rehusamos la propuesta, el alma partida ya que habíamos gritado victoria a lo menos como diez veces en el día. La espera empieza de nuevo; ¡Jovencitas desesperadas buscan velero para Francia!

Nuestro corazón palpita cada vez que llega un nuevo email, pero todavía nada… Al final, es nuestra amiga Apolline quien nos manda un mensaje para transmitirnos una noticia increíble: ¡uno de sus amigos capitán está de acuerdo para embarcarnos y traernos hasta el mar Mediterráneo! Lo conoce bien, así que el velero, porque había cruzado el Atlántico con el pasado noviembre. Ahora no es más que una formalidad, pero no es tan fácil ya que Philippe, el capitán, no contesta nunca a su teléfono. Terminamos por fin hablando con él por teléfono, y tomamos cita en San Martin, en las Antillas francesas. Billetes de avión comprados, dejamos definitivamente Suramérica tras nosotras y pasamos página de nuestra aventura, el corazón un poco roto la verdad.

Place gouvernementale
Les hauteurs de la ville
Les processions de Cucuruchos
Le poids de l'Eglise...
Ca pique !
Il se donne du mal pour le vendredi saint !
La religion, une affaire d'enfants ?
C Le milieu du monde C'est même pas vrai, c'est 200m à gauche !
Coordonnées 00_00...
On a changé d ...au nord comme au sud ! On a changé d'hémisphère
Quartier historique de Quito
Une torréfaction de café dans le centre-ville
Essayage de jeans chez mamie au marché !
En route pour la Capilla del Hombre
Collection impressionnante d'orchidées au jardin botanique
Il y en a pour tous les goûts
De toutes les formes...
... et de toutes les couleurs
C'est à l'image de l'Equateur !

  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • Print
This entry was posted in Noticias and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>