La suerte nos toca otra vez!

Somos el 15 de abril y aterrizamos en el aeropuerto de Princess Juliana, en la parte neerlandesa de la isla. Saint Martin de hecho está dividida en dos zonas, una de ella francesa. Esa situación particular creó una imprecisión jurídica, permitiendo a cierto número de personas pocas recomendables de venir para dedicarse a los crímenes de todo tipo. Pero bueno, volvemos a lo importante: nos bajamos del avión, presentamos nuestros pasaportes y recuperamos nuestro equipaje, completamente destrozado! Unas tras unas, descubrimos las partes de nuestra carpa en la cinta transportadora y nuestras mochilas embutidas con cinta adhesiva. Las aduanas estadounidenses por cierto pasaron por acá… El control en Guayaquil no fue suficiente parece, y esta vez el cacheo de las mochilas no se hizo adelante de nosotras. Resultado: una chaqueta goretex perdida. Mala suerte, pero relativizamos, de toda forma, no habíamos pagado ni la menor cosa de nuestra ropa… Luego, preguntamos a los otros pasajeros si alguien conoce un hostal barato y seguro. Sylvie nos contesta y nos propone seguirla donde reservó una habitación, en el centro-ciudad de Marigot. Nos subimos en un taxi; 30 euros el recorrido, tarifa de noche a las 20h, ¡bienvenidos en Francia! Durante el trayecto, estamos subyugadas y nos quedamos boca abierta delante de una cruz verde luminosa. Ay sí por supuesto, es la farmacia! Y allá, la BNP (banco nacional francés), la Poste (correo), y…luego…wahou… que shock de volver a ver todos estos logotipos que casi habíamos olvidados pero que resurgen a toda velocidad en nuestra memoria!

Apenas instaladas en nuestra nueva habitación, Sylvie le da una llamada a uno de sus amigos y toca a nuestra puerta “Chicas, están listas? Vamos a cenar donde un amigo!” Jean-François llega de repente en su auto, rumbo para Grand-Case. Llegamos en su casa, verdadero remanso de paz con sus búngalos los pies en el agua. Alrededor de la mesa están esperando unos diez marineros hambrientos y sedientos; así que nos sentamos a sus lados y pasamos una excelente primera noche en las Antillas. Nos juntamos con todos al día siguiente, y la suerte nos sonríe otra vez ya que Pimpi, Grazia y Jean-François nos proponen juntarnos con ellos para un crucero de cuatro días en las islas de la zona. El día siguiente nos instalamos en el “deux-pigeons” (dos palomas), el catamarán de Marc. Tiempo para hacer unas compras y que todos nos instalemos a borde, y salimos para Dog Island, nuestra primera escala. Una playa paradisiaca nos da la bienvenida, con el agua a casi 27°C (demasiado fresco para los locales, perfecto para nosotras). De los momentos fuertes de ese crucero, citaremos: Los polluelos de bubíes aplastados bajo el peso du sus madres muy protectoras (sin alusión ninguna…); nuestra primera fiesta en Saint-Barth donde nos encontramos de nuevo con Sylvie; la vez donde pensamos haber encontrado una Rolex en la arena, pero no, selo era un clavo (St Barth es de hecho EL lugar para multimillonarios); la mañana durante la cual Marc nos preguntó “Quieren comer langostas hoy día? ¡Vale!” Y se fue a pescar cinco; la paciencia de Marc y JF para enseñarnos los primeros rudimentos del velero; la playa quien súbitamente desapareció en la noche oscura en los ojos de JF mientras había salido para ir a buscar Marc en zodiac; las discusiones apasionantes con todo el grupo: las cenas de pasta preparadas por nuestros dos chefs italianos, Pimpi y su madre Grazia; y por fin el sol, las playas de arena blanca y las aguas turquesas de las Antillas!

Terminamos todos juntos esa excursión con una cena en los Lolos, los restaurantes antillanos baratos donde se comen excelentes parrilladas en cantidad. Aprovechamos la ocasión para despedirnos de los que no volveremos a ver, porque si todo sale bien, embarcaremos mañana en el velero que nos llevara a Francia.

La case de JF !
Ca lézarde
Jeux de lumières à Grand-Case
Hamac and cocktails !
Bienvenue chez Marc !
Allez hop on y va, c'est l'aventure !
La plage paradisiage de Dog Island
Maman et bébé fous
C'est chou un fou !
Nature irrésistible
Corail psychédélique
Ca va les potes ?
Le cata de Marc
Un drame s'est joué par là !
Fleurs du cactus "Coussin de grand-mère"
Pimpi cherche son sky
Jeff et son portable, un vrai ado !
Colombier sur St Barth
Y a de quoi rêver !
On prend un ri
Sable blanc et cocotiers
Arrivée à Saint Barth
L'aéroport de St Barthélémy
Apéro avec Sylvie
Georgetboat on St Barth
Yeah des langoustes !!!
Ce midi c'est langoustes...
... Et des oursins !
Une sterne en vol
Adepte du kite surf
On s'est vite fait le pied marin
Un bain équin
Le soleil se couche sur Grand-Case

  • Facebook
  • Twitter
  • email
  • Print
This entry was posted in Noticias and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>